Acciones efectivas para reducir la contaminación en tu día a día

Publicado por en

Sí: sabemos que la mayor parte de la contaminación proviene de las industrias y que por más que lo intentemos, la noción de que ‘el cambio está en uno mismo’ se queda corta para encontrar una solución de fondo a las amenazas del aire que respiramos, el agua que tomamos y los recursos que sustentan nuestra vida.

Pero no todo está perdido: el estilo de vida de nuestra generación se levanta sobre la firme intención de no descansar hasta lograr cambiar el estado actual de las cosas. No sólo a favor de la diversidad y contra todos los abusos que fueron consentidos y hasta celebrados en el pasado; también con un carácter crítico contra las injusticias y la depredación del ambiente.

Entonces, ¿qué podemos hacer en el día a día para revertir el uso indiscriminado de plásticos, los viajes diarios en automóvil y el consumo inconsciente de toda clase de objetos? Estas son algunas acciones consistentes que puedes poner en práctica para reducir tu huella de carbono:

Mantén un armario corto y consciente

Como nunca antes, tu indumentaria expresa quién eres, pero sobre todo, qué mundo quieres en el futuro inmediato. Comprar cientos de prendas al año que después de la primera lavada terminarán con un cuello holgado es una forma perfecta de contribuir a empresas contaminantes. 

En su lugar, elige cuidadosamente los diseños, materiales y prendas que van mejor contigo. La durabilidad es una característica intrínseca del diseño independiente.

Utiliza las ciclovías y ocupa el espacio público

La utilidad de los automóviles para recorrer largas distancias es indudable, pero en el día a día, no hay como rodar por la ciudad o recorrerla a pie, en especial cuando se trata de viajes cortos.

No sólo disminuirás considerablemente tu huella de carbono: caminar o andar en bicicleta también te ayudará a meditar durante tu recorrido, aumentará tu capacidad de atención y con suerte, podrás descubrir lugares que siempre habían estado ahí, pero jamás te habías detenido a contemplar.

Ocupar los espacios públicos destinados a la bicicleta y los peatones es una forma de exigir políticas públicas enfocadas en el transporte no contaminante.

Consume local

El consumo local no sólo fortalece la relación entre los pequeños negocios y su entorno; también ayuda a mantener un flujo de dinero, bienes y servicios constante en una comunidad o barrio. 

Hacer tus compras en negocios locales y tiendas independientes es una forma efectiva de asegurarte que los procesos son justos tanto con los productores, como con el planeta, pues no hay necesidad de mantener mercancías en un almacén, ni la mancha de transporte que esto conlleva.

Elige materiales durables

Prefiere utensilios y objetos de madera o vidrio encima de los que están hechos de plástico. Olvida el café en vasos desechables y lleva contigo un termo o tu propia taza. 

Tú decides si hacerlo como una moda pasajera que mantengas durante algunas semanas, o una actitud responsable con el ambiente que se practica día tras día.

Estas acciones para reducir la huella de carbono, frenar el consumo de materiales no reciclables y limitar el poder de las industrias más contaminantes están en nuestras manos, pero requieren de un estilo de vida consciente, que se traduzca en la forma en que consumimos, habitamos la ciudad, vestimos y aparecemos en el espacio público.

← Publicación más antigua